jueves, 26 de abril de 2018

SURCOS DE TIERRA


 
... de la Red
 

                                              
                                               De la tierra venimos 
                                               y a la tierra vamos:
                                               no hay honor más grande
                                               que hacer honor a lo que fuimos.
                                               Ojalá ningún miedo
                                               o dolor nos acompañe
                                               en tan extremo trance.

                                               Todo muy sencillo:
                                               como pasar
                                               de la Vida a la Muerte;
                                               un último pestañeo,
                                               un último suspiro,

                                               y nada más...,
                                               y nada menos...

martes, 24 de abril de 2018

AKASHA: EL QUINTO ELEMENTO




                                               Los negros ecos de la noche
                                               se dibujan ya en la tarde,
                                               bajo mis párpados cansados;
                                               juegan al monótono escondite
                                               de los días con las noches,
                                               en un inacabado
                                               tango de vida y muerte.
                                                                (J.L. Pacheco)


            No hay pupilas más claras que las suyas, que miran al horizonte a través del espejo de la Naturaleza, fulgurante luz cegadora que nutre de opalinos y violetas colores el quieto ropaje de la tarde.
            Y yo no sé qué puedo exaltar más que esto que veo ante mis ojos, como Stendhal arrobado ante una belleza subyugante que hipnotiza, que mata justo por la esencia de su propia belleza.
            Me aparto brevemente y dejo transitar mi mente viajera, que como una gaviota errante vuela hacia el fin del horizonte para poder navegar sobre los mares: éste que tengo presente, y todos los ausentes que bañan el planeta. Siento como en todos esos lugares las gentes rezan al unísono y en silencio cada vez que ven este espectáculo, apabullados, extasiados por la contemplación del magno escenario que la madre Naturaleza nos brinda.
            Aquí me siento tan dichoso, aquí recupero humildemente mi indefensa dimensión de hombre, alcanzo el tamaño justo y medido de adoración ante este prodigo del que los primeros seres vivos bien organizados debieron emerger un día. Todos fuimos hace mucho tiempo criaturas del Mar, que luego aprendimos a volar o a transformarnos en animales pedestres; por eso todos seguimos llevando dentro de nosotros mismos un intenso olor a algas marinas; somos un Mar que nos navega por dentro. Y todos (Plantas, Hombres y Animales) portamos en nuestro interior los cinco elementos que nos dan la energía de la Vida: tierra, aire, agua, fuego y akasha o éter, como afirma el hinduismo, una de las culturas más antiguas de la Humanidad.
            Son sólo nombres que hoy la Ciencia moderna conoce con otras prolíficas denominaciones; nombres a los que la Física, la Química y la Biología, por ejemplo, dan la categoría de principios fundamentales de la materia y la Vida: C, H, O, N , y un largo etcétera que conforman la tabla periódica; otros constituyen la química orgánica y otros muchos en continuo descubrimiento (protones, neutrones, electrones quarks... y aquí me paro) construyen el andamiaje de la física de partículas. Todos surgiendo de una Matriz que ya nadie duda que exista y se conoce como "Campo Cuántico", "Vacío" o "Akasha", el quinto elemento predicho hace miles de años por el hinduismo.






viernes, 13 de abril de 2018

UN MUNDO MARAVILLOSO


... de la Red


                                           "El Cuento de la Cigarra y la Hormiga"


             Hoy ya sabemos que no estamos completamente determinados por nuestros genes. Que podemos actuar sobre ellos para modificarlos. Se abre así un largo camino en la evolución de la especie humana, seguramente lleno de esperanzas, pero también repleto de incertidumbres.
            ¿Seremos capaces de perfeccionar nuestra naturaleza empleando para ello los mínimos recursos de ingeniería genética? O por el contrario: ¿Nos convertiremos la mayoría de nosotros en ciborgs, mitad seres humanos, mitad máquinas? O tal vez... ¿Una raza de super-robots acabará por esclavizarnos al haber desarrollado una inteligencia muy superior a la del homo sapiens-sapiens?
            Todo es posible, aunque aún sea pronto para adivinar que dirección tomaremos como humanidad a partir de esta nueva era tecnológica que comienza a emerger. Es muy posible que los "avances" previstos -no entraremos aquí y ahora a cuestionar la interesada valoración que algunos hacen de tal fenómeno- podrían producirse en cada uno de los vectores de desarrollo ya señalados.
            Tendremos que aguardar a que el futuro se haga presente, pero entonces, tal vez sea demasiado tarde para rectificar. Por eso debemos tomarnos muy en serio todas estas consideraciones, pues no se trata de una película de ciencia ficción que contemplamos cómodamente sentados en una sala de cine. Es la pura realidad que se nos viene encima y lo razonable es estar preparados.
            No hagamos de "cigarra", como le sucede a ese personaje del cuento que sirve de cabecera a esta reflexión. Seamos, por supuesto, "hormigas" laboriosas en la construcción de un futuro mejor para todos aquellos seres que han de seguir habitando nuestro planeta Tierra.

viernes, 6 de abril de 2018

LA PUERTA DEL UNIVERSO


 
(Pequeña Fábula)

             El profesor de Física dijo a sus alumnos (Todos, como era habitual en ellos, atendían casi sin pestañear):
            -- Podríamos imaginar que el infinito e incognoscible Universo es como una inmensa Casa a la que el ser humano se asoma, apenas a través de un pequeñísimo agujero de "ojo de buey", para ver que hay por dentro. No puede penetrar en ella -no al menos, mientras se halle en su actual plano vital- y por dicha razón especula continuamente, a partir de lo poco que le es permitido observar, acerca de cuál sea su orden y contenido.
            No obstante, cabría imaginar igualmente, que el ser humano es un habitante de esa Casa, que manipula ingeniosamente, con la llave que posee, la cerradura de su puerta. Lo hace porque pretende entrar, cuando en realidad no se da cuenta de que ya vive desde siempre en su interior.
            Dicho lo cual, el profesor acabó aseverando (Todos esperaban ansiosos sus palabras finales):
            -- A partir de aquí, es lógico pensar -si aceptamos en su conjunto las conjeturas contenidas en esta fantasía expuesta-, que el estado actual en el proceso evolutivo de nuestra conciencia determina nuestro limitado modo de conocimiento y relación con el Cosmos. Sin embargo, nos conviene sopesar al mismo tiempo, por la trascendencia de su valor testimonial, que desde la más remota antigüedad las culturas ancestrales han venido enseñándonos que, a pesar de este aparente espejismo que se muestra a la consciencia humana, en el fondo, muy en el fondo, formamos parte indisoluble de esa íntima Realidad; o lo que es lo mismo: venimos experimentando desde siempre nuestra existencia dentro de Ella, como aquel habitante de la Casa fabulada al que antes me referí.
            Queramos o no, algunas cuestiones no pueden ser explicadas por medio del conocimiento científico, mal que a algunos les pese. Además del poder de la razón, existe también el de la intuición, que más que pensar nos hace sentir.

 

lunes, 2 de abril de 2018

LAMENTO



... de la Red

                                               Arde el viento de poniente
                                               sobre mi desnuda espalda
                                               ¡Cuánto frío siento
                                               bajo la invisible y dorada efigie
                                               que algunos llaman Alma!
                                               No soy
                                               -me percibo fieramente-
                                               más que un animal herido
                                               por la flecha mortal del abandono
                                               mientras una soledad húmeda y altiva
                                               viste sus mejores galas
                                               y se enseñorea
                                               de este delicado palacio
                                               que con tanto esfuerzo edifiqué
                                               Hoy ruina es
                                               lo mismo que en su día lo fueron
                                               los más grandes imperios
                                               pero aquí la casa es pequeña
                                               y el espacio tan angosto
                                               que apenas quepo yo
                                               ¡Tan infértil y yermo
                                               mi abandono es
                                               que ni siquiera hallarme en él puedo!
                                               ¿Qué queda de mí
                                               bajo la fría losa del recuerdo
                                               que con pericia indulgente
                                               enterré como a un cadáver extraño
                                               en mitad de la oscura noche?
                                               Sombras... pasos...
                                               sobre la vieja calzada de la memoria
                                               llagas hendidas
                                               por entre los poros de mi carne
                                               sólo esto
                                               y nada más

                                                Y ahora me reafirmo
                                               cruelmente
                                               que nada queda ya
                                               de todo cuanto antes fui
                                               sólo esto
                                               y nada más.

sábado, 3 de marzo de 2018

ARRIBA Y ABAJO


... de la Red


                                               Arriba,
                                               el barco con sus anchas velas
                                               de recia y firme arboladura,
                                               la mirada profunda
                                               y hacia el horizonte
                                               como un eterno dios marino
                                               cuyos claros ojos
                                               navegan por entre las Musas.

                                               Abajo,
                                               la pesada Piedra
                                               que cual Sísifo pecador
                                               (¿Qué pecado ha cometido?)
                                               debe arrastrar
                                               hasta lo alto de la Gran Montaña,
                                               cada día de su vida
                                               sin remisión alguna.

                                               ¿Dónde está esa única Verdad
                                               --me pregunto--.
                                               Esa Verdad con mayúsculas
                                               que nos ha de hacer
                                               libres algún día y para siempre
                                               de las férreas hiladuras
                                               de las diosas Parcas?





viernes, 22 de diciembre de 2017

SER=ENERGÍA


...  de la Red
 

             Durante muchos años he buscado con pasión el misterio del Ser profundizando para ello en los conocimientos científicos acerca de la materia. Mas después de ir descendiendo poco a poco hasta las formas más elementales de ésta, sólo he podido hallar átomos, electrones, protones, neutrones y quarks. Según afirman los físicos cuánticos: allí todo parece acabar diluyéndose en pura energía, constituyendo el límite del mundo material que da paso a algo misterioso e incomprobable por medio de los sentidos, aunque no a través de nuestras experiencias intuitivas, posiblemente de carácter extrasensorial. De alguna manera pareciera que percibimos su vibración.
            Por tanto, atendiendo a lo anteriormente expuesto, valiéndonos de un razonamiento elemental, podríamos establecer esta sencilla ecuación:

                                                              SER = ENERGÍA

         Podríamos afirmar igualmente que todos somos pura Energía en continuo movimiento y cambio. De manera, que toda la materia inorgánica y orgánica que existe es generada y organizada por la Energía primordial que crea constantemente el Universo que conocemos. Así que cuando decimos que en el fondo de nuestra consciencia somos pura Energía, en modo alguno erramos. Deberíamos, sin duda, reafirmarnos en dicho sentimiento universal y sentirnos felices de que así sea.